Cachorros Labrador Retriever Hay 9 cachorros.

  • Foto 1 Labrador Retriever Blanco
  • Foto 2 Labrador Retriever Marrón
  • Foto 3 Labrador Retriever Negro
  • Foto 4 Cachorros Labrador Retriever
  • Foto 5 Labrador Retriever Adulto
  • Foto 6 Labrador Retriever Joven
Labrador Retriever

Información útil a la hora de comprar cachorros Labrador Retriever

El origen del labrador retriever

El labrador retriever procede de la provincia de Terranova y Labrador, en Canadá, descendiente del llamado perro de aguas de San Juan, también conocido como Labrador, Cobrador de labrado o Perdiguero de labrador, del que se sabe apareció por cría seleccionada en el XVI. Estos perros de aguas llegaron a Inglaterra en la primera mitad del XIX y fue allí donde empezó la cría que derivó en el actual labrador retriever, mientras que la raza original canadiense iba desapareciendo (y actualmente está extinta).

Originalmente fue muy apreciado por su habilidad para la caza, sobre todo de aves acuáticas (al labrador le encanta meterse en el agua) y por ayudar a los pescadores. Hoy, el labrador retriever es una de las razas de perros más populares del mundo por su belleza y carácter, en especial en Estados Unidos e Inglaterra, pero su presencia no ha dejado de crecer en todo el mundo en los últimos años.

Características físicas

Son perros fuertes de tamaño medio-grande, con una altura que oscila entre 54 y 57 centímetros, y con pesos que van de los 29 a los 36 kg en los machos y de 25 a 32 kg en las hembras, aunque no es extraño encontrar individuos con sobrepeso, debido a su gusto por las golosinas y su voraz apetito. Su espalda es recta y el lomo amplio, corto y fuerte.

El Labrador Retriever es un animal pequeño y robusto. Posee una cabeza fuerte y afilada. La dentadura se dispone en tijeras, tiene orejas colgantes y un cuello sólido. La cola es medianamente larga y con forma de nutria.

Su característica física más distintiva es el color del pelo. El labrador retriever tiene un pelo corto, de gran densidad y sin ondulaciones. El labrador retriever de raza se presenta en tres coloraciones: negro sólido (o con una pequeña mancha blanca en el pecho, el más abundante, con ojos marrones); amarillo (desde casi blanco a rojizo, ojos marrones); y chocolate (de marrón medio a oscuro, poco frecuentes). Además, presenta dos características peculiares: una capa de subpelo resistente al agua y membranas interdigitales que emplea en el agua como si fuera remos.

Comportamiento y temperamento

El labrador retriever es famoso por su buen carácter. Es fiable, trabajador, gentil, amable, bondadoso, adaptable, muy leal, inteligente, dinámico y dócil, lo que hace recomendable comprar cachorros labrador retriever para personas de cualquier edad, asegurándose que será un excelente compañero. Es un perro muy sociable que se ha hecho muy popular como animal de compañía para familias con niños, con los que se lleva muy bien y a los que cuida con devoción. Y no solo eso, su carácter amable, dócil y servicial lo ha convertido en un perro de ayuda de personas con discapacidad. Por ejemplo, como perros guía para ciegos o como elemento de compañía y apoyo, en funciones de recogida de objetos o apagar las luces en las viviendas de personas con movilidad reducida. Este carácter amigable y nada agresivo implica, por lo tanto, que no sea muy adecuado como perro guardián.

El labrador retriever es un perro muy dinámico, ágil y enérgico. Esto, acompañado de su ausencia de timidez, lo convierte en una mascota muy juguetona y atrevida, que no teme correr, experimentar, saltar y nadar. Porque el labrador conserva, todavía, ese fuerte carácter de pescador, y disfruta del agua como el que más. Paseos por la playa o el lago, con zambullida incluida, o simplemente jugar con la manguera en verano, son actividades muy agradecidas para esta raza.

Además, es una animal apto para trabajos policiales tales como brigadas antidrogas, antiexplosivos o rescates. Si es adiestrado correctamente, exhibe un gran talento, dependencia y obediencia. Es un gran amante de las personas y disfruta muchísimo de su compañía. Es cobrador, es decir, tienen la costumbre de recoger objetos del suelo de una casa y entregárselos a su amo. Tiene una gran paciencia con los niños y ejercen como excelentes mascotas. No es un animal agresivo ni guardián, sin embargo, destaca por ser el perro más listo y sensible.

Adiestramiento y cuidado

El Labrador Retriever es un animal enérgico y entusiasta que deberá recibir un adiestramiento adecuado. Esta energía necesita ser encauzada, debe ser adiestrado para que ese torrente de actividad no se convierta en una molestia o un peligro. El labrador no debe aburrirse: si lo hace, buscará maneras de calmar su ansiedad, centrará toda su energía en destrozar su hogar o en intentos de fuga. Precisa de un entrenamiento sencillo y divertido, ejercicio, comida, agua, atención y mucho cariño. Este es el camino a seguir para que sea una mascota equilibrada, feliz y saludable.

Inteligencia y predisposición hacen del labrador retriever un excelente perro para el adiestramiento, algo importantísimo para contener su actividad y que, también, lo convierte en un excelente animal de trabajo. El labrador debe entrenarse desde cachorro para que aprenda bien sus obligaciones y límites. Por ejemplo, su tendencia natural a perseguir a animales más pequeños (herencia de su pasado como perro de caza y pesca). Su hiperactividad debe trabajarse.

Este animal necesita ejercicio y juego, y por lo tanto no es un perro apropiado para familias sedentarias o que no puedan asegurarse de que gasta su energía. Podrá ejercer un gran servicio a la comunidad humana, ya sea actuando como lazarillo de personas invidentes, tirando de una silla de ruedas de una persona discapacitada, realizando llamadas de emergencia, ayudando a personas sordas, terapeuta para niños y adultos, rastreo de drogas, búsqueda de personas y un largo etcétera.

ARQU · estudio gráfico y web