Cachorros Shar Pei Hay 1 cachorro.

Shar Pei

Información útil a la hora de comprar cachorros Shar Pei

Raza canina de origen chino, que pesa entre 18 y 29 kilogramos y cuya altura oscila entre 48 y 58 centímetros.

Originariamente Shar Pei era empleado como guardián de tumbas, fue evolucionando empleándose como perro de defensa, en peleas de perros y, actualmente, como mascota. El régimen comunista de la República Popular China estuvo cerca de exterminar a este perro, al cual consideraban un lujo y un gasto innecesario.

Durante su etapa de cachorro, el Shar Pei era un animal intranquilo y revoltoso que puede generar daños a ciertas estructuras del hogar, sobre todo en el mobiliario de madera. Se debe reconducir esta actitud del Shar Pei  a morder juguetes adecuados o mordedores.

Tras un fácil adiestramiento, con recompensas como galletas o golosinas, y una vez ha madurado, el Shar Pei  se convierte en un perro sereno, equilibrado, independiente y de un solo amo, mostrándose algo indiferente ante la presencia de extraños. El Shar Pei también se vuelve algo sedentario, tendencia que hay que combatir con tres paseos diarios y una dieta correcta, dos aspectos que también ayudan a evitar el sobrepeso y a la adquisición de disciplina y equilibrio psicológico por parte del animal.

El cuerpo es cuadrado, con pecho ancho y profundo, espalda fuerte y recta y una cola alta y curvada. Su pelo es corto y nunca se le debe cortar. Lass arrugas del Shar Pei caracterizan esta raza. Shar Pei representan el signo chino de la longevidad y son como la garra de un dragón. Estos perros son de un solo color y aceptan una amplia gama de colores.

Presenta dos variedades: la línea china y la línea americana. La línea china presenta perros más esbeltos, veloces y altos, con arrugas menos gruesas, piel más suelta y hocico más alargado. Por su parte, la línea americana presenta perros más pequeños, gruesos y pesados, con arrugas más marcadas, el hocico más grueso y el pelo más largo.

Una enfermedad característica  es el entropión, que se produce cuando el borde del párpado se pliega hacia el ojo. El contacto y el roce de las pestañas irrita el ojo y, con el tiempo, provoca ulceración y cicatrización de la córnea. Pese a no ser exclusiva de esta raza, sí tiene una incidencia superior a la media por el tipo de piel del animal y sus arrugas. 

ARQU · estudio gráfico y web