Cachorros Pekinés Hay 1 cachorro.

Pekinés

Información útil a la hora de comprar cachorros Pekinés

Raza canina de origen chino, que pesa entre 3 y 5 kilogramos y cuya altura oscila entre 15 y 25 centímetros.

El Pekinés proviene de los caninos lanudos tibetanos. Los primeros informes tienen su origen en Corea y datan de hace 4.000 años. También se encuentran informes en la corte imperial china, en el siglo VIII.

Por aquel entonces, China vivía en tiempos mitológicos y la leyenda decía que desciende del rey león, que pidió permiso al Dios Mago Hai Ho para casarse con una pequeña mona, de la que estaba enamorado. Dicho Dios accedió a este matrimonio con la condición de que el rey león renunciara a su fuerza y su tamaño.

Se dice que el  Pekinés hereda la valentía y el orgullo de su padre y la inteligencia, la capacidad de amar y el pequeño tamaño de su madre. Fue considerado símbolo del budismo. A su vez,  era muy querido por la familia imperial. Vivió aislado de la civilización durante siglo en Pekín, llamada la Ciudad Prohibida. El  Pekinés era tan querido por la familia imperial que un mal gesto hacia el se penalizaba con cárcel. De la misma manera, secuestrar, robar o matar a un  se castigaba con la muerte.

Originariamente, la exportación del  Pekinés estaba totalmente prohibida. Es decir,  fue propiedad exclusiva de la nobleza china durante muchos años. La primera aparición  en Europa data del año 1860. La apariencia exótica  llamó la atención del Ejército Británico que entró en Pekín. Varios ejemplares fueron entregados a la reina Victoria de Inglaterra con el fin de salvarse. Treinta años después, otros ejemplares fueron expuestos en Chester. A partir de entonces, fue distribuido como animal de compañía.

El  Pekinés es un perro independiente, rutinario, cabezota y de muy mal carácter. Si su dueño no le da lo que le gusta,  no tiene reparos en mostrar su decepción. La indepencia le hace ser un animal reacio a las caricias constantes y poco amigo de los niños. Además,es un animal muy liberal. Es decir, si no se le adiestra desde cachorro,  no tolerarán nunca llevar collares o cadenas.  En cuanto a su mal carácter, es capaz de gruñir y morder a sus dueños si se sienten agobiados por caricias constantes o si algo no les gusta. Además, también se caracteriza por ser egocéntrico. Es decir, al  Pekinés le encanta ser el centro de atención en todos los ámbitos de la vida familiar, ya sea dando un paseo o sentándose a comer en la mesa con el resto de la familia.

Al derivar de leones ancestrales,  tiene un carácter valiente y temeroso. Se enfrentará a perros de una mayor envergadura, tale como San Bernardos, Rottweillers, Pastores o Gran Daneses, con sus garras y mordiscos si sienten que éstos invaden su territorio. Es considerado como un perro burgués. Es decir, precisa de lujos tales como camas de plumas y comida compartida con sus dueños. Pero también es un animal vulnerable. El  Pekinés no podría sobrevivir a una vida solitaria y paupérrima.

Sin embargo, también existen ejemplares que son muy cariñosos. Esta clase de  Pekinés disfruta de la compañía de sus amos e, incluso, jugando con los niños. Este será obediente si recibe un adiestramiento adecuado cuando son cachorros.

El  Pekinés presenta una constitución rectangular. Es decir, es mas largo que alto. Además, también se caracteriza por tener patas cortas y un pecho profundo. Normalmente, una hembra da a luz entre 3 y 4  cachorros. Aunque, en ocasiones, la hembra  puede llegar a parir 9 cachorros. La esperanza de vida está entre 13 y 14 años, aunque algunos ejemplares  pueden llegar a vivir más tiempo.

ARQU · estudio gráfico y web